Imagen en tiempo de crisis

¿Sientes que estás norteado o norteada con tu imagen en este tiempo de teletrabajo? ¿Y eso te hace sentir que no eres tú? ¿Que tu manejo de emociones esta como una montaña rusa y que no estás del todo bien?

Quiero compartirte algunos consejos para reestructurar tu imagen y tu autoestima en estos momentos de estrés y de tanta confusión. Te pregunto, ¿desde dónde estás viendo esta situación? ¿Desde la abundancia o desde la escasez?

Te pregunto porque si lo ves desde los escases seguramente esta situación está haciendo que te derrumbes y no lo ves como una oportunidad de crecer, tenemos tiempo de ver dónde es que estamos parados, esto es importante para generar una estrategia para poder avanzar.

En un ámbito positivo te puedo decir que es un momento para escombrar tu closet para sacar cosas que no te pones, lo que ya no tiene arreglo o que no viste a la persona de hoy, ver a qué cosas son a las que tenemos apegos emocionales y sacarlos de una vez por todas, recuerda que es energía acumulada que no dejas circular.

La oportunidad para dejar descansar tu piel, si eres mujer de desintoxicarte del maquillaje, de la pintura de las uñas, pero eso no significa que estés en pijama todo el tiempo.

El estar cómodo no significa estar con la ropa rota o recién salido de la cama, o ponerte solamente un saco y tener el pantalón del pijama abajo en una reunión virtual.

Te pido por favor, te estructures en el día, si puedes haz ejercicio, ¡muévete! agradece en todo momento lo bendecido que eres, que escoge un atuendo que te haga sentir bien, ponerte perfumito, asearte, no agarrar lo primero que tienes a la mano y te puedo prometer que esos pequeños detalles harán sentirte bien contigo mismo, día a día hará que tu ánimo no decaiga, aparte de darle el ejemplo a tus hijos de que no eres una persona que solo se viste para la cita y el resto del día anda en chanclas.

¡Ponle color a tu vida! Colores alegres, que ayude a estar lo más optimistas posibles ante esta situación.

Es momento de observarte en el espejo, ojo no verte, de observar lo bonito que tienes en tu cuerpo y no decirte cosas horribles, ¡cambia el chip!, es momento de experimentar de ver si aún te queda esas prendas que tiene mil años que no te pones o que jamás te has puesto.

Esta vida la tenemos que gozar porque un día se acaba, olvida el por si acaso, usa todas las cosas, tus perfumes, tu ropa y no esperes el día especial, porque puede que no llegue.

Gabriela Mazariegos

Open chat